fbpx

Copernicus, el impulso a la agricultura de precisión desde el espacio

Copernicus, el impulso a la agricultura de precisión desde el espacio

Satelite Copernicus

El programa europeo Copernicus impulsará, mediante sus satélites, el desarrollo de empresas tecnológicas de agricultura de precisión. Además, según Mónica López, del CDTI, ayudará al crecimiento del sector del desarrollo de aplicaciones vinculadas al sector agrícola y a la lucha contra el cambio climático.

¿Qué es Copernicus?

Copernicus es una constelación de satélites que consta de seis familias de los conocidos como “Sentinel”.

Son los “Sentinel-2”, los que ofrecen información muy útil para el sector agrario, especialmente relevantes para la agricultura de precisión.

CURSO TELEDETECCIÓN AGRÍCOLA

AGRICULTURA DE PRECISIÓN

Este programa cuenta con una serie de infraestructuras de medición en tierra (sensores) que proporcionan datos para calibrar, verificar y complementar la información de los satélites.

El hecho de que el acceso a sus datos sea libre y gratuito abre la puerta al desarrollo de aplicaciones y podría generar nuevas oportunidades de negocio para el sector agricola.

Usos de Copernicus en Teledetección Agrícola

Las empresas tecnológicas pueden dar valor añadido y crear productos específicos para el sector, ya que los “Sentinel-2” A y B, los satélite ópticos de la constelación, ofrecen imágenes de alta resolución y se pueden utilizar para definir usos agrícolas y monitorizar cultivos.

Con la programación de algoritmos y el procesamiento adecuado de estos datos se pueden desarrollar aplicaciones específicas para usos concretos, desarrollando productos más completos e interesantes para el agricultor que las imágenes solas.

De esta forma podrían ofrecer productos específicos que optimicen el trabajo y la toma de decisiones.

Las empresas que se dedican a desarrollar este tipo de productos tienen un gran potencial en el uso de imágenes de Copernicus.

Imagen Satélite Sentinel 2A

Aunque el uso de imágenes ópticas está más extendido en aplicaciones agrícolas, las imágenes radar del “Sentinel-1” también se utilizan en este campo.

Éstas tienen un valor añadido frente a las ópticas, ya que pueden tomar imágenes de la superficie de la Tierra incluso en días nublados y, tanto de día como de noche.

De esta forma, son un buen complemento a las primeras, ya que, la combinación de imágenes de ambos satélites, ofrece una frecuencia de observación terrestre de entre 2 y 3 días.
Las imágenes y datos proporcionados permiten, por ejemplo, ver las necesidades de fertilización, fitosanitarios o de agua y ayudar a organizar labores que van desde la siembra hasta la recolección.

Con esta información, el agricultor puede optimizar los recursos a utilizar en el cultivo y predecir el rendimiento del mismo, detectar enfermedades en etapas tempranas  y poder tomar las decisiones correspondientes con el consecuente ahorro de costes.

Imagen Satélite Copernicus

Es evidente que el agricultor no va a poder interpretar los datos que arroja el Copernicus. Es por esto que, las empresa que presten servicios tecnológicos al sector agrario desarrollaran productos específicos elaborados por expertos orientados tanto a agricultores y cooperativas como a otras empresas del sector.

El proyecto Copernicus

Copernicus está liderado por la Comisión Europea (CE), en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (Eumetsat). España participa en el programa a través del CDTI y de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa (Sgipyme).

Las aplicaciones del Copernicus están dirigidas a la lucha contra el cambio climático, medio ambiente y ayuda a las autoridades civiles en situaciones de emergencia.

Puedes consultar el artículo original aquí.